16 septiembre 2020

Departamento de Asuntos Mágicos (Daniel Hernández Chámbers)

Editorial Anaya. Publicado en junio de 2020. 328 páginas.  A partir de los 14 años de edad.

Desde que su existencia se hizo pública, los llamados «magos» se habían convertido en proscritos. Dado que la inmensa mayoría de ellos no poseían un gran poder que les sirviera para defenderse, habían sufrido toda clase de abusos, malos tratos y vejaciones, igual que a lo largo de la historia los habían sufrido otros también considerados «diferentes» por su religión, su raza, su color o su orientación sexual.
El agente Wilbur Cusak y el inspector Calum Lindberqh trabajan en el Departamento de Asuntos Mágicos donde llevan a cabo investigaciones de casos fuera de lo común, pero ahora se enfrentarán a algo totalmente diferente. 

Tres adolescentes han aparecido muertos con el corazón arrancado. Mientras que Cusak cree que el responsable es un mago, el inspector Lindberqh no le apoya en absoluto. Sin embargo, parece lo más acertado según las pistas que van recabando poco a poco y que no les permiten hacer cábalas sobre las verdaderas intenciones en un acto tan brutal.

Los tres chicos asesinados tienen en común haber nacido en Ucrania, Rumanía o Moldavia , pero hace años que fueron adoptados por familias inglesas que ahora se hallan sumidas en la desesperación. Cusak no tarda en averiguar que se trata de tres huérfanos de la guerra del este de Europa con capacidades mágicas. Un don que está mal visto porque se siente como una deshonra y se considera casi como un delito. Muy pronto, las pistas llevan a los dos investigadores hasta Radu y Lera, dos jóvenes que desconocen  el alcance de sus capacidades extraordinarias, algo que no todos los magos poseen y que ellos deberían aprender a dominar para protegerse.
Del ojo izquierdo del chico muerto brotó una sombra grisácea que se elevó en el aire y aumentó de tamaño, se dividió en dos, y ambas adquirieron forma humana para iniciar una suerte de danza, la persecución y lucha que había tenido lugar entre víctima y verdugo, hasta que una, más alta y gruesa, arrojó a la otra sobre la cama y se inclinó encima. Entonces, las dos a la vez se disolvieron sin dejar el menor rastro de su presencia.

Nos encontramos ante una novela llena de intriga que se lee muy bien. Los capítulos son breves y se dividen en cuatro partes con un epílogo. El título de las partes son: El ritmo trepidante invita a leer hasta el final porque la combinación entre fantasía y género negro es espectacular.



Daniel Hernández Chambers es autor también de muchos libros y sagas juveniles que le han reportado muchos premios: El secreto de Enola, La batalla de los dos reyes, El reino de las almas, La chica que coleccionaba sellos y el chico que esperaba un tren, entre muchos otros más.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Nos interesa tu opinión