27 octubre 2016

El secreto del espejo (Ana Alcolea) 2#

Editorial Anaya. Publicado en septiembre de 2016. 232 páginas. A partir de los 12 años de edad.

En el siglo I d.C. Yilda es una joven esclava de los druidas que logra huir y hacerse valer entre los soldados romanos gracias a su capacidad para curar. Los romanos se encuentran en tierras celtas y se disponen a volver a la que en la actualidad es la ciudad de Zaragoza cuando descubren a la joven y la llevan con ellos. No es habitual que alguien escape con vida de los sabios druidas ni que ellos transmitan sus secretos para sanar a otras personas. Pero Yilda es una joven muy valerosa e inteligente que lucha por su supervivencia y no duda en creer las palabras de una imagen que se aparece en su espejo.

En la actualidad, este mismo espejo es la pieza más fascinante del museo de Zaragoza y el motivo por el cual los padres de Carlos vuelven a trabajar y a convivir juntos una temporada tras su separación. Los dos son arqueólogos y muy pronto descubren que el espejo está lleno de contradicciones y misterios. Se trata de un espejo encontrado en con una curiosa inscripción en "ogam", la lengua de los druidas, y con dos piezas que encajan a los lados y que parecen representar el sol y la luna. Pero, ¿qué hace un objeto aparentemente celta en tierras romana? y ¿por qué la materia de que está hecho no pertenece a este mundo? Eso no es todo, el espejo produce una extraña reacción en la madre de Carlos que será decisiva en el desenlace de la trama, aunque otros percances no tienen una solución tan evidente.

Mientras a la madre de Carlos no sabe cómo asumir la boda de su padre con una mujer que apenas conocen y la alergia que le produce la gata de ambos, su hijo tampoco no lo tiene fácil. Carlos está viviendo su infierno particular desde que a Elena, su novia, le han ofrecido seguir sus estudios de baile en Holanda y ella le cuenta un secreto que está minando su relación desde el principio.

Esta continuación de El secreto del galeón nos desvela más claves de la peculiar relación de los padres de Carlos y de la suya con Elena. De nuevo, dos historias remotas en el tiempo pero con puntos de unión que nos demuestran la importancia de conocer el pasado para entender mejor el presente. La magia, la casualidad

El secreto del espejo  es la segunda parte, aunque se puede leer como un libro independiente. La primera parte es El secreto del galeón, que se puede leer aquí.


Sobre la autora, Ana Alcolea recordamos el blog de esta escritora de Zaragoza, "Al este del canal", y también su reciente  galardón Premio Cervantes Chico 2016 donde el jurado destacó: la capacidad de transmitir la emoción en un lenguaje de gran calidad literaria, en el marco de historias bien construidas". En este enlace se puede leer el discurso de Ana el día que recibió el premio.

El Premio Cervantes Chico se otorga cada año en la ciudad donde nació Miguel de Cervantes Alcalá de Henares desde el año 1992. Este prestigioso premio lo han ganado escritores como Gloria Fuertes, César Mallorquín, Elvira Lindo, Blue Jeans, Jordi Sierra i Fabra, Antonio Gómez Cerdá y Laura Gallego. Sin dotación económica, los promotores del premio afirman que el Premio Cervantes Chico pretende poner en valor la obra de autores de lengua castellana especializados en un género que apenas cuenta con reconocimiento.


Por su parte, la editorial Anaya publica este libro en la colección "Narrativa Juvenil" donde es posible descargar el primer capítulo del libro y un proyecto de lectura para trabajar la historia, sus temas y contexto en las aulas de secundaria.


Otros libros de Ana Alcolea reseñados en este blog son:

(El secreto del galeón, 1ª parte)                                (El retrato de Carlota)


3 comentarios :

  1. Ana Alcolea es la autora del texto y David Guirao de la ilustración de la portada, ambos están en plena promoción del libro.

    ResponderEliminar
  2. Muchísimas gracias por esta reseña. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Hola Ana, muchas gracias a ti por tus palabras!!

    ResponderEliminar

Nos interesa tu opinión