09 junio 2019

Detectives en chanclas (Paloma Muíña, texto y Clara Soriano, ilustraciones)

Editorial SM (Serie Naranja). Publicado en septiembre 2015. 129 páginas.  A partir de los  años de edad.

Cata es nueva en la urbanización y todavía no entiende la peculiar forma de vestir y de comportarse de sus nuevos vecinos. En primer lugar, niñas y mujeres se quedan embobadas cuando ven pasar a su padre. sobre todo el día que bajó a la calle sin camiseta. Pero eso no es nada comparado con Patricia, una niña que le gusta pasearse con un bañador fosforito, bufanda y patines.

En la urbanización hay una maravillosa piscina con el agua más azul que Cata ha visto jamás, pero la niña nunca tiene ocasión de bañarse. Cuando no es por la digestión es porque tiene que ayudar a sus padres a abrir las cajas de la mudanza. Pero sobre todo por los robos. Los robos, sí. Al poco tiempo de llegar Cata con su familia empiezan a desaparecer cosas. Un día una bici, otro día un patín o dos paraguas, e incluso un bañador y camisetas usadas.

Cata no tiene más remedio que participar en la investigación para que nadie sospeche de ella. Aunque algunos objetos ya han sido encontrados, no paran de desaparecer cosas y los niños escriben anónimos intimidatorios a un sospechoso.

Al final, descubrirán al autor de los robos que es quien menos se esperaban.

Una divertida historia que con humor y situaciones cotidianas nos muestra la dificultad de adaptarse a las nuevas situaciones y donde la confianza en uno mismo es la clave para salir adelante. Además, se pone en relieve el apoyo de la familia y el respeto y comprensión con las personas mayores.




No hay comentarios :

Publicar un comentario

Nos interesa tu opinión