24 marzo 2019

El día que amaneció sin colores (Les crayons de couleur, Jean-Gabriel Causse)

Editorial Caligrama. Publicado en marzo de  2019. 394 páginas. A partir de los 16 años de edad.

Todos los colores desaparecen del mundo sin ninguna explicación y la gente no está preparada para ello. A excepción del blanco, el negro y el gris el resto no existe Las crisis empiezan a manifestarse a todos los niveles: personal, económico, social, etc.

A partir del momento en que el color deja de existir es muy complicado realizar cualquier actividad o rutina como antes. Comer resulta insípido porque parece ser que el color también afecta al sabor y la fruta gris no apetece en absoluto. La salud física y emocional de toda la humanidad se resiente de forma notable. Lo mismo que nuestra relación con los demás porque todos los que nos rodean se vuelven invisibles ya que sin color es difícil relacionarlos con alguien conocido o digno de conocer.

París y Nueva York son las dos ciudades elegidas para mostrar lo que sería nuestra existencia con la ausencia de algo tan trascendental a lo que no damos importancia. Con un narrador externo que transita desde la perspectiva de diferentes personajes sabemos de la felicidad de las pequeñas.

Arthur y su vecina Charlotte son los dos protagonistas indiscutibles de la historia. Mientras él trabaja en una fábrica de lápices de colores ella es una locutora de radio invidente interesada por los colores hasta el punto de especializarse en ello. Gracias a la hermosa voz de la joven y a los programas donde habla de su interés por el color Arthur se siente atraído por ella desde el principio.

Otros personajes muy importantes son Ajax, un taxista de origen hindú que gracias a la sinestesia es capaz de "ver" los colores a través del sonido. Y, sobre todo, la hija de Charlotte que demuestra tener la solución para devolver los colores del mundo. La niña tiene el maravilloso don de devolver el color a las cosas y con la ayuda de sus nuevos amigos se dispone a una difícil misión porque hay gente interesada a aprovechar la situación.

Una historia original poblada por personajes entrañables y con mucho gancho que consiguen atraparnos desde el principio. La premisa es muy atractiva: ¿qué ocurriría si un día el mundo se quedara sin colores? Algunas personas lo tienen fácil porque los aprecian a través de otros sentidos, pero es necesario recuperarlos para que la vida sea más alegre y divertida. El poder de los colores, su simbología y la necesidad de apreciar las pequeñas cosas.


Jean-Gabriel Causse es un escritor, publicista y diseñador francés que se declara un entusiasta y especialista en los colores como precursores de la percepción y el comportamiento de todos los seres vivos. Su labor ha sido reconocida en diferentes empresas como asesor de moda, decoración, etc.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Nos interesa tu opinión