26 febrero 2016

El tigre en la vitrina (Alki Zei)

Editorial Empúries/Paidós. En castellano 1990 (escrita en 1966). Traductora Clara James. 176 páginas. A partir de los 12 años de edad.




Cuando en 1936 el general Metexas instaura una dictadura de inspiración fascista en Grecia Melisa todavía no ha cumplido los ocho años pero es consciente de los cambios que se suceden a su alrededor. Para empezar, su hermana mayor Mirto va vestida con el uniforme falangista, su abuelo lee los clásicos a escondidas, a su padre le preocupa perder su trabajo y su tía Despina, por el contrario, se muestra a favor del nuevo régimen. Las cosas empeoran cuando su primo Nikos se ve obligado a esconderse y sueña con ir a España para integrarse en la Guerra Civil, en la plaza de la ciudad se queman libros  por su condición de perniciosos, destierran el padre de un amigo y se organizan fiestas para celebrar el "Aniversario de la dictadura y el inicio de la felicidad". Palabras como democracia y libertad se vuelven peligrosas y los adultos les dan mensajes contradictorios sobre todo lo que ocurre.
Por otra parte, el tigre embalsamado que tiene la tía Despina en el salón dentro de una vitrina acapara toda la atención de la niña y de sus amigos. En primer lugar porque tiene un ojo azul y otro negro, pero sobre todo porque un día encuentran entre sus dientes una nota que les lleva a un misterio que no tardarán de descubrir siguiendo las instrucciones de forma rigurosa. 

El libro se divide en dos partes compuestas por diversos capítulos que llevan títulos muy significativos que nos introducen en el contenido que van a tratar, como:
1. El aburrimiento de los domingos, Ícaro y las tablas de multiplicar.
(...)
11. El canario y España. Estrellas y cangrejos. Si hubiese nacido escritora.

La lectura del libro nos acerca a las desigualdades sociales de aquella época donde, por ejemplo, las escuelas públicas estaban saturadas y no aseguraban una educación de calidad. Por el contrario, en las escuelas privadas cada niño recibía un trato distinto por parte de sus profesores en función de si eran de matrícula "completa" (la mimada Pipitsa), de "descuento" (Melisa y su hermana) o "gratuita" (como la pequeña Andigoni que suele cargar con todas las culpas).

Una historia deliciosa, muy bien escrita y extremadamente emotiva que nos traslada desde una perspectiva infantil a la realidad del pueblo ateniense durante la Segunda Guerra Mundial y donde se intercalan leyendas griegas, como la de Teseo, con cuentos populares como el de Pinocho y también otras historias sobre palacios y fantasmas con las que fabulan los niños en sus juegos.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Nos interesa tu opinión