01 agosto 2012

La Llave del Alquimista (Cristina Brambilla)


Editorial Siruela. Colección "Las Tres Edades". Año 2012. 187 páginas. De 11 años en adelante.
Lucilla es una niña que vive con su padre al que apenas ve. Su madre se encuentra en un hospital en estado vegetativo.
Aunque Lucilla no lo sabe, su padre es uno de los poseedores de los antiguos secretos de la alquimia y está encerrado buscando la "clavícula" de Salomón que le conferirá unos poderes extraordinarios. A su servicio se encuentra una Gárgola socarrona que ya está harta de los continuos fracasos de sus "dueños" en el intento de devolverle a su forma original: un magnífico León.
Las pesquisas del viejo alquimista le llevan a Venecia, una ciudad en la que se esconden y trabajan los alquimistas más poderosos y antiguos. Es necesario por tanto trasladarse a esa ciudad aunque hay que llevar las cosas con sigilo si quiere tener éxito en su misión.
Lucilla, desconocedora de los secretos de su padre, ve con tristeza la separación de su madre y sólo se resigna a acompañar a su padre a la vieja ciudad construida sobre el agua.
La niña se aburre en esa extraña ciudad donde la niebla y la lluvia lo cubre todo. Poco a poco irá sospechando de las intenciones de su padre cuando, por casualidad, descubre su laboratorio y tiene un inesperado encuentro con Hugo, que así se llama la gárgola.

Un día su padre desaparece y no tiene a nadie a quien acudir salvo la recién conocida vecina del primero. Esta es una señora extraña que la trata con bondad, no así el gruñón de su hermano gemelo, un viejo cascarrabias.
Al final, Lucilla tendrá que enfrentarse a unas fuerzas desconocidas en un mundo que le es absolutamente extraño ¿Podrá confiar en las pocas "personas" que conoce?
Interesante desde el principio, se va desvelando poco a poco la trama que engancha aunque el tono del relato es siempre un poco triste.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Nos interesa tu opinión