12 junio 2010

El Schwa estuvo aquí (Neal Shusterman)

Editorial Homolegens. 291 páginas. De 15 años en adelante.
Antsy Bonano, un chico del Brooklyn de 16 años, conoce, después de muchos años de compartir pupitre en las clases de ciencias, al que llaman Schwa.
Es un tipo raro. Tiene la capacidad de hacerse "invisible" y no es que tenga superpoderes sino que es tan anodino -gris, podríamos decir- que pasa absolutamente desapercibido alli donde se encuentre.
Este descubrimiento le lleva, en un primer momento, a verlo como objeto de experimento y va sacando conclusiones de lo que ha venido a llamar El efecto Schwa: "Materiales: El lavabo de chicos, un sombrero pintado con spray naranja fluorescente, un disfraz de la representación escolar del año pasado de Cats y el Schwa (...) Conclusión: Incluso cuando actúa de un modo inusual y viste como un friki total, el Schwa es apenas visible".
Después de este "tratamiento científico", decide que se le puede sacar partido empresarial y se convierte en su representante para hacer pequeños trabajillos: entrar en la sala de profesores y escuchar las conversaciones que estos tienen sobre sus alumnos para informar después a estos (previo pago, evidentemente, por este servicio); enterarse de la opinión de las chicas sobre sus compañeros; hacerse con un examen del despacho de un profesor o decubrir quién es el que roba los bocadillos en el bar del instituto.
Pero, poco a poco, Antsy se va dando cuenta de que El Schwa no es sólo un fenómeno de la naturaleza sino que, sin darse cuenta, se ha convertido en un amigo que tiene un grave problema.
Las cosas se complican cuando son descubiertos en la casa del Señor Crawley intentando robar uno de los cuencos de los múltiples galgos afganos que pueblan su casa.
El Schwa guarda un secreto que sólo la puerta de la amistad puede hacer salir a flote. Antsy deberá poner a prueba la fidelidad a su nuevo amigo aunque eso le llevará a complicarse la vida e, incluso, a tener problemas con Ira y Howie que hasta ese momento habían sido sus compañeros de juerga.
Un libro extraño, pero no por eso aburrido: todo lo contrario. Parece, sencillamente, un libro de humor pero consigue, sin que te des cuenta, penetrar en la mente de unos jóvenes adolescentes. Se plantea los típicos problemas de la adolescencia. Parece que no hay lugar para el amor en un libro así, pero casi se puede decir que se trata de un libro de amor juvenil o ¿tal vez, es un libro sobre la amistad...?
Lo único que puedo hacer es recomendarte que te lo leas pues es imposible decir de qué va. ¿Se puede decir de qué van los pensamientos de un chico de 16 años que comienza a enamorarse y para el cual se derriban los cimientos de las viejas amistades cuando descubre el egoísmo instalado en lo más hondo del corazón de sus amigos?
Para saber algo más del autor puedes visitar su página aquí.

2 comentarios :

  1. El tema de la grisura, del no diferenciarse en nada de la masa, es una vivencia muy de grandes ciudades a la que se puede sacar mucha mucha punta.

    ResponderEliminar
  2. guaaa!! me encanta el blog, siempre encuentro temas muy interesantes.

    ResponderEliminar

Nos interesa tu opinión