21 marzo 2010

Kimismo (Elisa Cotarelo)

Editorial Bubok.es. 254 pág. De 12 años en adelante.
Samuel Kiyama vive con sus padres en la calle del Peral de Madrid.
Es una familia aparentemente normal aunque, gracias a la visita de un lejano pariente suyo -del que Samuel no conocía su existencia hasta ese momento- hace un descubrimiento realmente desconcertante. Puede oír la conversación a pesar de que ni sus padres ni el extraño pariente utilizan las palabras (ni siquiera el sonido) para transmitir sus pensamientos.
Samuel, muchos años después, emprende un peligroso viaje para conocer las raíces de sus antepasados.
Descubre que en su lugar de origen un gran tirano ha sometido a la esclavitud a todo un pueblo -su pueblo- y comete las más terribles arbitrariedades para manifestar su poder sobre ellos.
Samuel, a pesar de su inexperiencia y del recelo de aquel pueblo esclavizado, tendrá que erigirse en su salvador para conducirlos a la libertad.
No será fácil pues el poder de Magmalignus es tremendo y sólo él puede enfrentarse en un duelo que, necesariamente, será a vida o muerte.
Samuel descubre el valor de la amistad, el amor y la necesidad del sacrificio personal en bien de los demás.
Una novela, la primera de una trilogía que se está escribiendo en estos momentos, llena de aventuras.
Es la opera prima de una escritora gallega, Elisa Cotarelo, que ha acudido a Libros Juveniles para dar a conocer su novela. Aún no ha sido publicada en ninguna editorial aunque hay alguna edición en editoriales online. Abajo encontrarás links para poder leerla online, descargarla a tu ordenador o hacer un pedido de tu ejemplar en papel.
Para leer online en la página de la autora: aquí
Para descargar el pdf: aquí
Para hacer un pedido en papel: aquí

2 comentarios :

  1. No me refiero a ninguno de los libros e su post de hoy, que aún no he tenido el gusto de leer. ¿No cree que la corrección política, el evitar temas cada vez más amplios donde hay una susceptibilidad cada vez más desarrollada asfixia un poco la literatura infantil?

    ResponderEliminar
  2. A los niños se les trata con más cuidado. ¿No?

    ResponderEliminar

Nos interesa tu opinión