27 febrero 2008

La venganza de don Mendo (Pedro Muñoz Seca)

Editorial Cátedra. 16 años en adelante.
Don Nuño padre de Magdalena ha prometido a su hija con el duque de Toro, do Pero Collado. Pero Magdalena tenía un amante, don Mendo. Tras enterarse de la noticia decide que ya no ama a don Mendo.
Una noche estando Magdalena con doña Ramírez, su criada, llega don Mendo para verla a su ventana y ésta le lanza una escala desde la ventana para que suba. Don Mendo había perdido todo su dinero apostando, y le propone que o se va con él o la mata y luego se mata él. Ella para evitarlo le da un collar para que pague su deuda, y es entonces cuando jura no deshonrarla jamás. Pero en ese mismo momento ollen ruidos fuera, era don Pero que había venido a verla. Tras descubrirlo allí, hace que lo apresen, pero para no perder Magdalena su honra, ambos inventan que don Mendo había ido a robar (como prueba estaba el collar). Tras convencer a don Pero y a don Nuño, dejan preso a don Mendo en una torre. Es en este momento dónde descubre que don Mendo y Magdalena estaban prometidos.
Un mes y un día más tarde, mientras el carcelero le llevaba la comida, éste le cuenta que ese mismo día se iban a casar Magdalena y don Pero. Instantes más tarde llega un buen amigo suyo, el Marqués de Moncada, que sabía que no había ido a robar sino a ver a Magdalena, le da una daga, para suicidarse o intentar huir. En ese mismo momento llega el carcelero para advertirles de que estaban subiendo Magdalena, don Pero y don Nuño; pues don Pero había escuchado rumores de que don Mendo era amante de Magdalena. Magdalena para desmentirlo dice delante de don Mendo que lo maten, le corten un dedo y lo empareden. Tras irse, entran dos frailes para prepararlo para la muerte, ante esta situación decide sacar la daga y suicidarse, pero en ese mismo instante los frailes se quitaron la capucha; resultaron ser sus amigos Moncada y Sigüenza. Éstos trajeron un cadáver, que tras cortarle el dedo lo emparedaron. A continuación don Mendo se vistió de fraile y huyó.
Años más tarde el rey Alfonso VII decide ir a ver a don Pero a su campamento militar, pero para lo que en realidad iba era para ver a Magdalena de quien se había enamorado. En esto don Mendo se había convertido en trovador, e iba con cinco moras y dos judías. A continuación hay diversos encuentros entre los diversos personajes.
La obra termina con todas las venganzas, de unos y de otros, y desenmarañandose todos los problemas.
Esta obra es muy fácil de leer, tiene un lenguaje ameno y sencillo. A pesar de ser una obra de teatro tiene muchos detalles cómicos en la utilización del lenguaje y en las diversas situaciones. Es una obra que todo el mundo debería leer.
Ver vídeo:

3 comentarios :

  1. Es una obra muy fácil de leer. A mí que no me gusta especialmente la lectura, me resultó una obra muy divertida.

    ResponderEliminar
  2. He visto todas las representaciones que se han hecho, bien en teatro, Televisión, peliculas de cine, por Ismael Merlo, Toni Le blanc, Manolo G. Bur. José Sazatornil, Alejandro Ulloa, Fernando F. Gomez, Igual que "D. Juan Tenorio", ha sido pieza obligada todos los años, y de esto ya hace 70, y cada vez que abro el libro, por la hoja que sea, me engancho y me cuesta dejarlo.
    Era mucho D. Pedro!!!
    Sergio Ferrer .- Grao de Castellon

    ResponderEliminar
  3. A mi no me gusta este libro nada me parece q no es instructivo

    ResponderEliminar

Nos interesa tu opinión